El oro liquido no es dorado

El oro liquido no es dorado

Hace poco tuve la oportunidad de visitar Bélgica y al estar en la casa de uno de los mejores chocolates del mundo decidí visitar el museo del chocolate en Brujas, este museo es una manera excelente para conocer la historia del chocolate a través del tiempo y obtener una demostración al final de la preparación de uno de los chocolates por los cuales Bélgica ha obtenido su fama: El praliné.

La historia del cacao, en resumen

Antes de Cristo, en los pueblos mesoamericanos, los aztecas tenían la creencia que las semillas de cacao eran un regalo de sus dioses, tanto así que el cacao era utilizado como moneda para trueques y tenía un gran valor. Originalmente el cacao únicamente era consumido como bebida, mezclado con diferentes especies (más abajo les dejo la que se cree la receta de esta famosa bebida maya a base de cacao). Se dice que en un inicio durante la época del “descubrimiento” de América, los españoles encontraban esta bebida imbebible hasta que le encontraron la utilidad para saciar la sed. En Europa el chocolate empieza a expandirse a través de España, la bebida una vez azucarada empieza a tener éxito en las cortes reales de España, Francia y luego Europa entera. Llega a Bélgica y se pone de moda gracias a la invención del famoso bombón relleno denominado praliné.

Fabricación del chocolate

Esta fue mi parte favorita del museo, me encanta cocinar, entonces para mi la experiencia de estar presente durante la fabricación del famoso praliné fue espectacular. A grandes rasgos, para fabricar un praliné el proceso es el siguiente:

  1. Tener un molde vació con interior brillante, chocolate a temperatura óptima. (Blanco: 29 C, con leche: 30-31 C, negro: 31-32 C)
  2. Llenar el molde de chocolate
  3. Mover el molde para hacer desaparecer las burbujas de aire
  4. Dar la vuelta al molde para dejar caer el chocolate sobrante (lo que queda formará una pequeña capa)
  5. Enfriar a 8-9 C
  6. Rellenar el praliné con una mezcla a partir de avellanas tostadas y azúcar caramelizada
  7. Endurecer en la nevera
  8. Cubrir el praliné con chocolate líquido
  9. Desmoldar
  10. Comer

Aquí les comparto un pequeño video sobre la demostración de este proceso (es una lástima que no pueda compartirles el chocolate que probé al final haha).

Bebida maya de cacao

Según el sitio web del choco museo de Brujas, la receta que utilizaban los antiguos mayas para esta famosa bebida que dio origen a lo que hoy conocemos como chocolate (en todas sus formas, sabores y tamaños) se resume así:

  1. Aplastar: 50% de granos de cacao tostados y 50% de semilla de sapote
  2. Añadir: Maíz aplastado, flor de oreja, vainilla, pimienta negra, miel y otras especies al gusto (achote, chile, flor corazón, allspice).

La fama del chocolate belga

El chocolate belga ha tomado tanta fama debido a varios factores:

  • Aquí se reguló la composición del chocolate, estableciendo que debía tener por lo menos 35% de cacao puro.
  • En Bélgica el chocolate se muele hasta 15-18 micrómetros, lo cuál esta debajo de la sensibilidad de las papilas gustativas. Por esto nunca vamos a sentir un grumo al momento de que el chocolate se nos derrita en la boca.
  • La alta calidad del cacao utilizado como materia prima
  • La invención del praliné en 1912 que ha llevado el chocolate belga a otro nivel y le ha hecho digno de la fama que ya tiene.

Para todos los amantes del chocolate, Bélgica es un paraíso. Yo tuve la oportunidad de estar en Brujas, y en cada cuadra es posible observar 1, 2, y hasta 3 diferentes chocolaterías, todas llenos de estos deliciosos chocolates artesanales de la más alta calidad. Y lo mejor de todo es que al ingresar a las tiendas la mayoría tienen muestras gratis que puedes disfrutar.

En colaboración con: @diaryofaguatemalangirl (aquí mas información sobre que hacer y que comer en Brujas).



Comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.